Llyfr Log, Hydref 29

Estamos a la altura de las Perquerolles y en el horizonte, una torreta. Debe ser uno de los submarinos nucleares franceses de la base marina de Toulon

Hydref 29 – Mar llana, poco viento. Navegamos cerca de Porquerolles, la mayor de las islas del archipiélago de Hyerès.

En 1971, el Estado francés compró el 80% de la isla para convertirla en un parque de protección integral, el actual parque nacional de Port-Cros.

A bordo del Bamboo la atmósfera es tranquila, incluso el único “terrícola”de la tripulación, que el primer día tuvo que luchar contra el mareo, ahora se ha adaptado.

La belleza de Porquerolles llena el corazón. Y es una belleza que rodea, calma, encanta.

“¡Mira… un submarino!” La señal llega de repente. Tiene el efecto de un repentino despertar de un hermoso sueño.

¿Pero cómo? Estábamos navegando en un mar de belleza y de repente aquí hay una silueta negra que corre recta en dirección este-sureste.

Una silueta amenazante, con su torreta emergiendo de las olas.

Agarramos nuestros teléfonos móviles para hacer unas fotos y luego desplegamos la bandera de la Marcha con la absurda pretensión de intentar hacer un disparo con la torreta al fondo.

Una imagen que dice: estamos aquí y no queremos esto en el Mediterráneo. La intención es buena pero el submarino navega muy rápido y en un momento lo tenemos a popa. Demasiado lejos.

Estamos cerca de Toulon, la base de los submarinos nucleares franceses

“Estamos cerca de Toulon, la base de los submarinos nucleares franceses. ¿Quién sabe adónde va este?”, se pregunta Alexander, mientras la oscura silueta desaparece detrás de nosotros.

En Toulon, de hecho, se encuentra la mayor base de la marina francesa que alberga los submarinos de ataque nuclear, el SNA. La primera fue entregada en 1983, luego en diez años llegaron cinco más.

Actualmente, de los seis submarinos nucleares, dos son estacionarios para reparaciones y dos se dedican a la protección de la disuasión nuclear.

Otros dos se dedican a las misiones convencionales, entre ellas la protección del grupo aéreo y marítimo.

Para compensar el envejecimiento del arsenal nuclear naval, Francia lanzó el pasado mes de julio Suffren, el primero de los seis nuevos submarinos de ataque nucleares de la clase Barracuda. Fue construido por el coloso Grupo Naval, que firmó una importante operación con el italiano Fincantieri.

Al caer la noche, comentamos esta información entre nosotros y no nos dejamos llevar por ni un momento por el desaliento pensando en los tratados internacionales de desarme nuclear.

Las cancillerías del mundo están llenas de buenas intenciones que quedaron en papel mojado.

En 1995, los Estados mediterráneos firmaron la Declaración de Barcelona

En 1995, los Estados mediterráneos firmaron la Declaración de Barcelona, que se suponía era el acto de fundación de una asociación global entre la Unión Europea (UE) y doce países del sur del Mediterráneo.

La finalidad de la asociación es hacer del Mediterráneo una zona común de paz, estabilidad y prosperidad, mediante el fortalecimiento del diálogo
político y la seguridad, la cooperación económica y financiera y las relaciones sociales y culturales.

Los objetivos incluyen: “promover la seguridad regional, eliminar las armas de destrucción masiva, adherirse a los regímenes internacionales y regionales de no proliferación nuclear, así como a los acuerdos de desarme y control de armamentos”.

Tenemos a bordo a dos jóvenes que aún no habían nacido en 1995, otros marineros que ese año ya eran más que adultos.

En resumen, la declaración ha sido transmitida en vano durante al menos dos generaciones. Pensando en ello, los brazos caen. Y no ha terminado.

En 2017 se firmó el primer tratado internacional para la prohibición de las armas nucleares

En 2017 se firmó en todo el mundo el primer tratado internacional vinculante para la prohibición de las armas nucleares.

Firmado por 79 países tiene una cláusula (artículo 15) que lo convierte en un ancla: el tratado sólo entrará en vigor cuando sea ratificado por 50 Estados.

En la actualidad, sólo 33 Estados lo han ratificado. Italia no está entre ellos. Francia, mucho menos.

“En comparación con otros tratados, 33 ratificaciones ya han llegado en sólo dos años”, dice Alessandro.

Sí, pero faltan 17 firmas para la entrada en vigor del TPAN.

El mistral ha llegado, la navegación nocturna a Marsella promete ser difícil

Mientras tanto, el viento arrecia y el mar se agita. El mistral ha llegado, la navegación nocturna a Marsella promete ser difícil. El capitán organiza los turnos de vigilancia.

A diferencia de los tratados internacionales sobre desarme nuclear, las turnos de vigilancia entran en vigor inmediatamente y son operativas desde el momento de su elaboración.

Mientras los del primer turno se preparan, se oye un ruido en la proa: por la noche un delfín salta del agua y nada durante unos minutos junto al barco.

Comienzan las expresiones de asombro, alegría y regocijo. El delfín, el protector de los tripulantes según la leyenda, es siempre un encuentro que asombra. No importa cuántos hayas visto: cada vez es como el primero.

Está oscuro. El Bamboo avanza decididamente a través de las olas con sus pequeñas luces de navegación.

A nosotros, la tripulación, nos quedan dos imágenes: el submarino y el delfín. Dos imágenes del Mediterráneo, una habla de la muerte, la otra de la vida.

5 / 5 (Adolygiad 1)

1
Dywedwch wrthym eich barn

Avatar
1 Sylw edau
0 Atebion trwm
0 dilynwyr
Y rhan fwyaf o sylwadau a ymatebodd
Edrych sylwadau poethaf
0 Sylw awduron
Awduron sylwadau diweddar
Tanysgrifio
mwyaf newydd hynaf pleidleisiodd y mwyafrif
Hysbysiad o
trackback
Cylchlythyr Mawrth y Byd - Rhif 11 - Mawrth y Byd

[...] Llyfr Log, Hydref 29 [...]

Rhannwch hi!